Presidente Abinader condecora a tres monjas por su servicio al país

Santo Domingo, República Dominicana – El presidente Luis Abinader otorgó ayer Martes 11 de julio, la condecoración de la orden al mérito de Duarte, Sánchez y Mella a Lenore Gibb, Joan Eileen Tinkess y Mary Noreen Tiner, tres destacadas monjas misioneras reconocidas por su labor educativa en comunidades vulnerables del país.

Según el decreto 305-23, leído por el Consultor Jurídico, Antoliano Peralta, durante un acto protocolar en el Salón de Embajadores, Lenore Gibb ha dedicado incansablemente su vida a enseñar a los grupos más vulnerables del municipio de Consuelo, en la provincia de San Pedro de Macorís.

Joan Eileen Tinkess y Mary Noreen Tiner, por su parte, fueron reconocidas por su destacada labor como educadoras en el municipio de Yamasá, en la provincia de Monte Plata, y en el distrito municipal de Cutupú, en la provincia de La Vega, respectivamente. Han logrado despertar conciencia y formar a cientos de jóvenes con habilidades técnicas y valores significativos.

El decreto destaca que estas monjas, conmovidas por las causas sociales que defendían, renunciaron a los votos conventuales para involucrarse en un estilo de vida más austero y cercano a las mujeres campesinas, capacitándolas en cooperación, solidaridad y administración de recursos propios.

Durante la ceremonia, Lenore Gibb expresó su gratitud al presidente Abinader por la distinción y le obsequió una pelota de béisbol con los colores de la bandera de Canadá, su país de origen. Gibb también se alegró al ver a muchos de sus ex alumnos presentes en la ceremonia y llamó a continuar trabajando en beneficio de las comunidades más necesitadas. Destacó que ha permanecido en el campo de la educación porque cree firmemente que esta es la clave para el crecimiento, el desarrollo y la lucha contra la pobreza.

Breve semblanza:

Lenore Gibb, originaria de Canadá, llegó al país en 1958 y se ha destacado como una trabajadora incansable, dedicada a enseñar a los grupos más vulnerables del municipio de Consuelo. Actualmente, se desempeña como supervisora de Educación y ha ocupado cargos directivos en instituciones educativas como el Colegio Divina Providencia y la escuela secundaria “Sor Ana Nolan”.

Joan Eileen Tinkess nació en 1934 y se convirtió en monja a los 20 años. En 1962, fundó el Liceo Secundario San Martín de Porres, donde ejerció como directora durante casi diez años. Desde su congregación, ha seguido su vocación como misionera y ha dejado una huella significativa en el municipio de Yamasá.

Mary Noreen (María) Tiner comenzó su misión en la comunidad de Yamasá en septiembre de 1958, desempeñándose como maestra de educación primaria. En 1962, fundó el Liceo Secundario San Martín de Porres, el cual dirigió durante casi diez años. Su compromiso con la educación ha dejado una marca duradera en la comunidad.

El presidente Abinader reconoce y valora el invaluable aporte de estas monjas misioneras al desarrollo educativo del país y a la formación de generaciones de jóvenes dominicanos. Su dedicación y entrega son un ejemplo inspirador para todos.